LA ORACION DE UN PADRE..
 
CUANDO SE AMA DE VERDAD
ALGUNAS COSAS MIAS
RINCON DEL AMANTE DE MOTORES Y MUJERES .
RINCON DE LOS ENAMORADOS ..
PARTE II PARA LOS AMANTES DEL BUEN GUSTO
LA ORACION DE UN PADRE..
BUENOS CONSEJOS
EL RINCON DEL PODERSO BLOOMING
LOS MEJORES AUTOS ..
PARTE II DE LOS MEJORES AUTOS
LOS MEJORES AUTOS 2004
CARTA DE UN HIJO A LOS PADRES
LOS MEJOR EN AUTOS PARA EL 2005
LA ORACION DE UN PADRE..
 
Este poema deseo que algun dia se cumpla ..y le dedico a los Padres que dedican su vida a sus hijos...como el mio..


LA ORACION DE UN PADRE


Dame:
¡Oh Dios! Un hijo que sea lo bastante fuerte para saber cuándo es débil y lo bastante valeroso para enfrentarse consigo mismo cuando sienta miedo;
un hijo que sea orgulloso e inflexible en la derrota honrada y humilde y magnánimo en la victoria.

Dame:
un hijo que nunca doble la espalda cuando debe erguir el pecho; un hijo que sepa conocerte a ti... y conocerse a sí mismo, que es la piedra fundamental de todo conocimiento.

Condúcelo:
te lo ruego, no por el camino cómodo y fácil, sino por el camino áspero, aguijoneado por las dificultades y los retos, allí déjalo aprender a sostenerse firme en la tempestad y a sentir compasión por los que fallan.

Dame:
un hijo cuyo corazón sea claro, cuyos ideales sean altos, un hijo que se domine a sí mismo antes de pretender dominar a los demás, un hijo que aprenda a reir pero que también sepa llorar, un hijo que avance hacia el futuro, pero que nunca olvide el pasado.

Y después...
que le hayas dado todo esto te suplico entregarle suficiente sentido del buen humor, de modo que puede ser siempre serio, pero que no se tome a sí mismo demasiado en serio, dale humildad para recordar siempre la sencillez de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza.

Entonces yo, me atreveré a murmurar: ¡No he vivido en vano!
Pensamiento de un hijo


He aquí cómo piensa del padre generalmente el hijo:

A los siete años:
"Papá es un sabio; todo lo sabe".

A los catorce años:
"Me parece que mi padre se equivoca en algunas cosas".

A los veinte años:
"Mi padre está un poco atrasado. No es de esta época".

A los veinticinco años:
"Mi padre no sabe nada, decididamente está chocheando".

A los treinta años:
"No sé si ir a consultar este asunto con mi padre, tal vez él podría aconsejarme".

A los cuarenta y cinco años:
"¡Qué lástima que papá se haya ido!, él me hubiera aconsejado".

A los sesenta años:
"Pobre mi padre, era un sabio, lástima que lo haya comprendido demasiado tarde".